LA LLAVE SE DEFINE EN BOGOTÁ

Luego de 40 días de haber parado el fútbol en el país, este jueves 10 de junio, nuestro equipo se enfrentó a Junior por la semifinal de ida de la Liga 2021-1. Varias novedades se presentaron en la plantilla: Regresaron a la convocatoria Ricardo Rosales, Felipe Banguero y Diego Abadía.

Los elegidos por el profesor Gamero para iniciar el partido fueron: C. Vargas, R. Rosales, A. Llinás, A. Murillo, O. Bertel, D. Silva, S. Vega, J. García, J. Valencia, C. Arango y F. Uribe.

A las 4:00 p.m. comenzó a rodar el balón en el Metropolitano. A los 9 minutos llegó el primer gol del equipo rival. Nuestro equipo siguió buscando el empate y 10 minutos después, una excelente definición de Fernando Uribe, con la espinilla, hizo que el balón ingresara por el costado izquierdo inferior del arquero Viera. El juego estaba pareja y a pesar del calor y la humedad, los nuestros no paraban de presionar al equipo local. A los 31 minutos, apareció un remate de Chicho desde el costado izquierdo por fuera del área y el balón salió desviado. Ocho minutos después, llegó el segundo tanto del local y minutos luego, el tercero.

Luego de 3 minutos de adición, la primera parte finalizó 3 – 1.

El segundo tiempo inició con dos cambios para los nuestros: ingresaron a la cancha Breiner Paz y Edgar Guerra por Ricardo Rosales y Jader Valencia. A los 55 minutos un golazo de Chicho Arango que descontó en el marcador. Los nuestros nunca dejaron de buscar los goles y a los 58 minutos, una ventaja de Uribe quien encaró al arquero rival y anotó un golazo, fue anulado por el árbitro por una supuesta falta previa de Uribe contra el defensa del Junior. A los 75 llegó el tercer cambio del día, ingresó Daniel Ruiz por Juan Camilo García. 10 minutos después, Gamero apostó por los últimos dos cambios: ingresaron Ricardo Márquez y Diego Abadía por Chicho Arango y Fernando Uribe. Marcados los 89′ en el reloj, Ricardo Márquez recibió una falta por el defensor rival Rosero, quien previamente había sido amonestado con amarilla, y en esta oportunidad fue expulsado por doble tarjeta. El rival quedó con 10 jugadores en la cancha y los embajadores aprovecharon la oportunidad.

El partido finalizó 3 – 2 pero la ilusión de clasificar no se apaga porque la llave queda abierta para definirse en Bogotá, en nuestra casa.